RESPUESTA DE LOS MOVIMIENTOS POR LA VIVIENDA EN EUROPA FRENTE AL CHOQUE DE LA OLA AUSTERICIDA CONTRA EL PUEBLO GRIEGO

El pueblo griego ha sido llamado a referéndum sobre las imposiciones que imponía la CE, el BCE y el FMI a fecha del 15 de Junio para un nuevo rescate financiero. Sus claúsulas incluyen la reducción de las pensiones, un aumento del IVA y una reforma laboral aún más agresiva, pero sin atajar la quita de una deuda desorbitada (185% de su disminuido PIB).

En el contexto de una deuda soberana que no ha dejado de subir pese a los pagos previos, un desempleo altísimo (25% frente al 9% antes de la crisis) y la pobreza masiva (1/3 de los hogares) producida en estos años de crisis-estafa bajo la Troika, el estado griego tendría por imposible hacer funcionar el estado del bienestar, recuperar la economía doméstica o incluso llevar a cabo reformas democráticas en la fiscalidad.

Una de las consecuencias será seguir incumpliendo el derecho de todas a una vivienda digna y estable. Siendo éste un pilar de protección básico, lo más probable es que el nuevo programa de ajustes de la UE, BCE y FMI sólo empeorará la situación socioeconómica de la mayor parte del pueblo griego. Personas que pueden perder sus casas al no tener ingresos suficientes para pagar la hipoteca o los impuestos, sumadas a quienes desde ya están privados de vivienda digna y asequible, como los migrantes y precarios.

Consideramos estos programas austericidas de la Troika como parte de un ataque continuado a la clase trabajadora, a sus derechos laborales y de vivienda. En todas partes estos programados ataques tienen como objetivo aumentar la explotación, y la extracción de las rentas de muchas -así como sus bienes comunes- hacia unas pocas manos privadas.

Nosotras, las abajo firmantes, declaramos nuestra solidaridad con la iniciativa de referéndum frente a quienes la tachan de irresponsabilidad. Bajo condiciones tan difíciles, reclamamos Democracia frente a un proceso que parece estar casi totalmente controlado por los mercados financieros e instituciones no democráticas como el BCE y el FMI.

Creemos que el pueblo griego no es responsable de este desastre, está en las raíces de la política económica neoliberal de una UE sometida al globalizado imperio financiero que, nuevamente, aparece desde la complicidad inmoral de un gobierno con la banca privada internacional. Así, se nos arrojó al Euro antes de asentar los cimientos imprescindibles: una unión política y social basada en la igualdad de derechos, que edificase hacia la equiparación de salarios y condiciones de vida en todos los estados del Euro. Arrojados al Euro, los productos griegos no fueron capaces de mantenerse competitivos y de crecer en los mercados europeos e internacionales. De esta forma, hoy incluso típicos productos agrícolas han sido sustituidos por los importados y la industria básica griega está en su mayoría destruida. Mientras que la balanza comercial alemana es principal beneficiaria del Euro y la actual gestión de su crisis, sólo una mínima parte de los rescates previos ha acabado llegando a los hogares que sufren la crisis. La mayor parte sirvió para sanear el balance a bancos privados frente a sus propios productos tóxicos, reemplazándolos por deuda nacionalizada.

La mayor parte de las exigencias de la Troika, como las privatizaciones de las restantes infraestructuras públicas y de los recursos naturales, o la alta tributación al consumo y al suelo parecen contrarias a las medidas necesarias para cualquier recuperación económica real. A diferencia de la “medicina” de la Troika, la economía griega necesita infraestructuras públicas fuertes, fortalecer el poder adquisitivo de las familias, el fomento del empleo desde lo público y el desarrollo sostenible de sus recursos naturales para cubrir la necesidades de la población y no la de unos pocos. La recuperación real es inviable si desde el gobierno no se protege a los hogares contra la exclusión, construyendo un parque de vivienda de alquiler social y fortaleciendo los recursos de cada municipio.

Creemos firmemente que era totalmente ilegítimo forzar al pueblo griego a otro bucle de deudas, deconstrucción social, empobrecimiento y miseria. Como la ‘Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública’ ha demostrado, mucha de la deuda impuesta a Grecia es ilegal e ilegítima, y por tanto el Estado tiene derecho a repudiarla tanto por su incompatibilidad con el derecho internacional como por la forma coercitiva en la que le obliga a fracasar en sus obligaciones para con sus ciudadanos.

Lo que la “Troika” está intentando hacer es nada menos que desalojar a todo un pueblo europeo de una calidad de vida y de inclusión democrática que se consideraba un standard básico en Europa. Y si bien la situación en Grecia es dramática, estos continuos mecanismos de exclusión y desposesión a través de los bancarizados gobiernos europeos son ya padecidos por cientos de millones de europeos. Cada vez más europeos tienen bajos y muy precarios ingresos junto a una alta tasa de desempleo. Pero al mismo tiempo apenas se controla el precio de la vivienda y se degrada la vivienda pública y social. El cruce de ambas situaciones son en parte resultado de las políticas neoliberales europeas que sistemáticamente tienden a sustituir el Estado del Bienestar por precarización, privatización de la vivienda pública fomentando la especulación inmobiliaria y recortando la capacidad del Estado para cumplir con derechos habitacionales y otras necesidades sociales básicas.

Como consecuencia, la falta de acceso a una vivienda digna y “casas sin gente, gentes sin casa” se ha generalizado en toda Europa. Es común en la mayoría de ciudades europeas que su clase trabajadora esté sobreendeudada por vida para poseer un techo, ya sea por hipotecas o alquileres abusivos. El escándalo de los desahucios está por convertirse en norma europea. En estas circunstancias el significado del “derecho a la vivienda” queda vaciado si no lo entendemos como una llamada permanente a exigirlo frente a todas las estructuras políticas y económicas que lo violan.

Precisamente la financiarización del derecho a la vivienda fue uno de los principales motivos de la crisis global de 2007-2008, uno de los orígenes de la crisis griega. Y aunque hoy en día el negocio de la vivienda no parece estar en el centro de este dramático conflicto entre el austericidio europeo y el gobierno griego, sabemos que esta batalla tendrá consecuencias en la vida de todos los europeos, impactando a su lucha por la vivienda y por la sostenibilidad de nuestras ciudades.

¡El referéndum del este domingo en Grecia no se trata de votar a favor o en contra de la Unión Europea!. No se trata simplemente de Grecia, la troika y el futuro del euro. El referéndum es parte de una creciente resistencia transnacional contra el bloque neoliberal que ha secuestrado la soberanía popular en las instituciones europeas durante demasiado tiempo. El objetivo es la democracia económica, aquella en la que los mercados son controlados por la sociedad y no al revés.

¡Dejen que podamos decir NO a los intereses de los grandes banqueros y terratenientes que rigen nuestros vecindarios en toda Europa! Sus intereses no son los de quienes viven en ellos, de quienes trabajan por ellos. La imposición de la Troika en Grecia podría enterrar tantísimas esperanzas en una alternativa a los ciclos de crisis europeos. Además, que se escuche un NO a la auto-imposición de la Troika en Grecia podría avanzar la posición de la lucha popular por el derecho a la ciudad en toda Europa.

El anuncio del referéndum contenía una cita de Roosevelt que dice “Lo único que debemos temer es al miedo mismo“. Reconocemos tanto el poder anulador del miedo como los estragos que un retorno a la dracma podría causar, al menos en el corto plazo. ¡Pero tanto manteniéndose Grecia en el Euro como dejándolo, programas económicos alternativos son urgentes y necesarios en ambos casos!. El núcleo duro de la UE no puede escapar de sus responsabilidades con los demás. Nuevas estructuras a nivel nacional y europeo son requeridas para una recuperación suficiente de las condiciones sociales y la economía griega. La protección de la vivienda pública y la revisión del modelo de propiedad asociado vertebrarían tal estructura. Pero cambios fundamentales en el largo plazo no serán realidad si no rompemos los dogmas fiscales y desregulados de la UE. Estamos obligados a solidariamente encontrar nuevas soluciones. La lucha griega es nuestra lucha. Y la lucha continúa.

Si nuestro anhelo democrático no logra detenerles, continuarán desahuciándonos ya sea en Atenas, Barcelona, ​​Belgrado, Lisboa, Londres, París, Ginebra, Roma, el Ruhr alemán o en Zagreb.

¡VAMOS A MOSTRAR NUESTRA SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO GRIEGO!

¡NO AL RÉGIMEN CONFISCATORIO, NO A LOS DESAHUCIOS, NO A LA TROIKA!

¡VIVIENDA DIGNA Y DERECHO A LA CIUDAD PARA TODAS! ¡DEMOCRACIA EN TODAS LAS CIUDADES!

Hacemos un llamamiento a la ciudadanía para que se una a los actos en solidaridad que se celebran en muchas ciudades europeas. ¡Y que encuentres tu manera personal para expresar tu Οχι a las dictaduras y a las dictablandas!

Movimientos sociales europeos contra el austericidio, entre otros firmantes:

Encounter Athens (Athens)

Habitat Netz e.V.; MieterInnenverein Witten tenants association (Germany)

Droit au Logement / NO VOX (France)

International Committee of Plataforma de Afectados por la Hipoteca (Spain)

International Alliance of Inhabitants, Unione Inquilini (Italy)

Radical Housing Network; Lewisham People Before Profit; Trade Unionists For Housing (London)

Alarm (Belgrade)

Right to the city (Zagreb)

Habita – Associação para o Direito à Habitação e à Cidade (Lisboa)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s